La Guía definitiva del Control Eyaculatorio

El control de la eyaculación es una técnica sexual que se basa en que el hombre, voluntariamente, permanece sin eyacular durante el mayor tiempo posible durante la relación sexual. Alargando y profundizando así la relación, pudiendo no eyacular en ningún momento y/o, posponiendo el orgasmo hasta llegar al momento del clímax.

Uno de los motivos principales para querer controlar la eyaculación es conseguir disfrutar durante más tiempo y, para otros muchos, el motivo principal es que al retrasarla incrementan la intensidad del orgasmo. A continuación, descubriremos si es posible controlar la eyaculación, el orgasmo y las claves alrededor de ésta

Al final de este artículo podrás descargarte GRATIS la Guía definitiva del Control Eyaculatorio en PDF.

¿Es posible controlar la eyaculación?

El denominado control eyaculatorio es para muchos expertos una habilidad que deben tener en cuenta los hombres para poder mantener una salud y un bienestar sexual óptimos.  Manteniendo dicho control, se otorga un poder al hombre sobre su propio cuerpo y  sobre sus impulsos, de tal manera que él es quién decide cómo y cuánto tiempo disfrutar de sus relaciones sexuales

Para poder obtener un control eyaculatorio óptimo, la mente juega un papel importante, es el centro de mando. Pero también son importantes los diferentes mecanismos motores que se activan y permiten el reflejo eyaculatorio. Es decir, para que se produzca un reflejo eyaculatorio se debe dar una combinación de factores tanto físicos, como mentales, y dependiendo de la intensidad en que se combinen dichos factores, la eyaculación podrá llegar antes o después. 

¿Qué es el reflejo eyaculatorio?

El reflejo eyaculatorio es la respuesta involuntaria e inconsciente a un estímulo externo que causa la excitación sexual, y que provoca la expulsión del semen al exterior.

Para comprender bien qué es este concepto, debemos tener presente que la eyaculación no solo depende del grado de excitación al que nos estemos exponiendo, sino también al funcionamiento del organismo, incluyendo el funcionamiento del cerebro y sus conexiones nerviosas. El llamado reflejo eyaculatorio en los hombres se lleva a cabo en dos fases:

  1. Fase de emisión: en esta fase, los conductos deferentes, vesículas seminales y la próstata se contraen, expulsando a los espermatozoides hacia la base de la uretra, provocando tensiones en esta región. Este paso se llama “punto de no retorno”, donde el hombre siente que alcanza el clímax. 
  2. Fase expulsión del esperma: después de esto, un músculo situado alrededor de la base del pene y el ano, llamado el músculo pubococcígeo del perineo o músculo PC se contrae a través de sacudidas; el semen es expulsado a través del meato uretral.

¿Es lo mismo el orgasmo que la eyaculación?

Llegados a este punto, podemos preguntarnos si el control de la eyaculación equivale a controlar el orgasmo.

Existe un desconocimiento general que lleva a pensar que eyaculación y orgasmo son lo mismo, lo que a veces puede agravar ciertos problemas e impiden mejorar en la calidad de las relaciones.

La realidad: el orgasmo y la eyaculación son 2 cosas diferentes, uno puede ocurrir sin el otro. El hombre puede no experimentar un placer sexual pleno eyaculando y al contrario, se puede llegar a sentir un orgasmo pleno y no eyacular. 

Vamos a diferenciarlos de esta manera:

  • Orgasmo: Satisfacción sexual plena.
  • Eyaculación: Liberación de semen en un fenómeno reflejo.

Los expertos entienden que el orgasmo es una experiencia subjetiva de placer, algunas teorías lo relacionan con un placer puramente corporal y otras a un placer puramente mental, por lo que podemos entender que solo nos queda buscar un equilibrio entre las 2 vertientes y afirmar que el orgasmo perfecto se alcanza con ayuda de elementos fisiológicos y mentales.

De hecho, una de las claves para potenciar el orgasmo masculino es, sin lugar a dudas, el control sobre el reflejo eyaculatorio ya que proporciona al hombre un control sobre su propio cuerpo, que incide directamente en cómo y cuándo quiere sentir ese placer. 

Conclusión: orgasmo y eyaculación no son lo mismo, puede uno aparecer sin el otro, pero es cierto que el control del orgasmo y el control eyaculatorio suelen ir de la mano. A continuación veremos su proceso para esclarecer dudas.

El proceso: del orgasmo a la eyaculación

Para aprender a controlar la eyaculación, primero tenemos que conocer cómo es el proceso del orgasmo masculino. Recuerda que hay partes sobre las que tendrás un control absoluto y partes sobre las que no tendrás control alguno. Sin embargo, si conoces bien lo que puedes controlar, puedes llegar a dominarlo con maestría

1º Excitación

Cada orgasmo comienza con una excitación sexual. Experimentas algo que te excita sexualmente. Puede ser algo que veas, sientas, escuches, huelas o incluso un recuerdo que actúa como un activador para tu cerebro. 

Para los hombres, la estimulación obliga al cerebro a enviar una señal al pene para empezar a llenarse de sangre. Las venas en el pene se cierran para impedir la salida de la sangre, causando que el pene crezca y permanezca erecto. Los testículos también se acercan al pene ya que el escroto se tensa hacia el cuerpo. Finalmente, logras una erección completa. 

A esto se le suma, que los hombres pueden tener una erección cuando las terminaciones nerviosas del pene son estimuladas. Esta estimulación se convierte en una estimulación nerviosa que viaja al centro efecto de la médula espinal. Finalmente, esto activa los nervios motores en el cuerpo que causan la erección actual. 

Dependiendo del individuo, así como la situación, el tiempo total de este proceso puede ser tan corto como 5 segundos llegando incluso hasta los 3 minutos en otros casos.

2º Meseta

Una vez se haya logrado la erección completa y la excitación sexual llega a su pico más alto, todo el cuerpo se prepara para un orgasmo. Tanto la presión arterial como el ritmo cardíaco se elevan, y los músculos cerca del pene se tensan

En este momento, un fluido preeyaculatorio puede empezar a circular desde la uretra prostática, localizada debajo de la vejiga. Continúa viajando hacia abajo hasta llegar a la uretra del pene y es expulsado por el pene. Esta ‘pre-eyaculación’ actúa como un lubricante tanto para la uretra como el canal vaginal y puede contener semen. 

3º Clímax

Una vez que se alcance el pico de excitación sexual, comienza el orgasmo. Es aquí donde ocurren las dos fases que vimos en el apartado sobre el reflejo eyaculatorio. La primera fase es denominada ‘emisión’, donde el semen es depositado en la uretra. Esto da la señal al proceso de eyaculación y marca el punto sin retorno.

Este punto sin retorno, o ‘inevitabilidad orgásmica’, es cuando tu cuerpo pierde todo el control sobre el frenado del orgasmo. Puedes parar el estímulo sexual, o incluso caerte de la cama; nada frenará la entrada en la segunda fase. 

La segunda fase, ‘eyaculación’, se refiere a la descarga actual de semen. Durante esta fase, los músculos de la pared pélvica se contraen con un ritmo pulsante, expulsando semen del pene hasta que no quede en la cavidad.

4º Resolución

Una vez que la eyaculación está completa, las venas del pene vuelven a abrirse, dejando volver a fluir la sangre al cuerpo. La bajada inmediata provoca una pérdida aproximada de la mitad de la fuerza de la erección. 

Los músculos de la pared pélvica también se relajan y pronto toda la erección desaparece, acompañado de un sentimiento de letargo. A esto le sigue un período refractario durante el cual el hombre no será capaz de conseguir otra erección

Para individuos jóvenes, este período refractario suele tener una duración de menos de 15 minutos. En individuos de una edad mayor, estos períodos incrementan a varias horas e incluso pueden llegar a tardar ¡un día entero!

Beneficios del control del orgasmo

El control de la eyaculación y del organismo puede darte un mejor entendimiento sobre tu cuerpo, más autoestima en la cama y mejores orgasmos. Esto se puede conseguir de la siguiente manera: 

  • Puede ser un instrumento para ayudarte con la Eyaculación Precoz: Un mayor control sobre la eyaculación puede prevenir la eyaculación precoz.  Al familiarizarte más con tu propio cuerpo, podrás retrasar tu propio clímax. 
  • Puede hacer más placentera tu experiencia sexual: La ansiedad durante la actividad sexual es un asunto serio para muchos individuos, especialmente durante la primera práctica sexual con su pareja. Aun así, si puedes controlar cuándo logras tu orgasmo, puedes centrarte plenamente en el disfrute de la experiencia sexual.
  • Puede aportarte orgasmos más intensos: El control del orgasmo te permite incrementar la intensidad del orgasmo antes del clímax. Esto puede derivar en un mayor placer tanto para ti como para tu pareja. Asimismo, el control del orgasmo es la mejor técnica para elevar la tensión sexual, puesto que negar el orgasmo o el ‘edging’ mantiene la sensación de placer por un tiempo más prolongado.
  • Puede ayudar a ambos alcanzar el orgasmo: Durante el disfrute de una vida sexual sana, la pareja quizás desee llegar al orgasmo al mismo tiempo. Sin embargo, asegurar el clímax para ambos participantes en una relación heterosexual puede ser difícil a veces ya que la media de tiempo para alcanzar el clímax en los hombres es de unos 4 minutos, mientras que para la mujer suele oscilar entre los 7 minutos. Para alcanzar el orgasmo juntos puedes ver nuestra publicación sobre ello.

¿Cómo puedo controlar la eyaculación? Técnicas para controlar la eyaculación

Hay muchas maneras de conseguir una mejora del control eyaculatorio. A continuación te contamos las técnicas más populares y efectivas:

  • MYHIXEL

MYHIXEL es una metodología demostrada científicamente y diseñada específicamente para ayudar a controlar la eyaculación. Es una combinación de una app revolucionaria conectada a un dispositivo de placer para ayudarte a estar en total control de tu eyaculación. 

Con MYHIXEL, te adentras en un videojuego que en el que a través de unas actividades,  te enseña las claves para controlar el clímax. Creado en colaboración con el Instituto de Sexología de Murcia, mezcla la experiencia de médicos y sexólogos con la tecnología más avanzada del mercado. 

Además, este método es completamente natural y no tiene ningún efecto secundario. Para aprender más sobre MYHIXEL y de cómo te puede ayudar, haga click aquí.

  • El Método Start-Stop

El método ‘Start-Stop‘ es muy simple. Cuando creas que estás al borde del orgasmo, reduce la estimulación repentinamente. Una vez que esta sensación desaparezca, se vuelve a reanudar la estimulación sexual. La estimulación no tiene porqué parar del todo, puedes simplemente redirigir la atención de la actividad sexual. Por ejemplo, si estás con otra persona puedes mover la estimulación sexual a otras partes heterogéneas del cuerpo hasta que la eyaculación ya no sea inminente. 

No obstante, este método sólo funciona si la parada ocurre antes del ‘punto sin retorno’, ya que pasado este momento tu cuerpo tiene control total y la eyaculación se hace incontrolable. 

Además, esta técnica condiciona tu cuerpo a la situación en la que te encuentres. De esta manera, si practicas la técnica durante la masturbación, quizás no obtengas los mismos resultados una vez lo practiques con tu pareja durante el sexo. 

  • El método de Compresión

El método de compresión (también llamado ‘para y aprieta’) fue desarrollado en los años 60 como una mejora al método ‘start-stop’. Desde entonces, no ha habido ningún estudio científico capaz de demostrar que la efectividad de esta técnica sea superior a la de ‘start-stop‘. Además, lograr el dominio de esta técnica es muy difícil.

Su base es idéntica al método ‘start-stop‘ salvo que al interrumpir la estimulación, tú o tu pareja aprieta la zona entre la cabeza del pene y el cuerpo causando una parada de la estimulación sexual más repentina y efectiva. 

Otro punto en contra de esta técnica es la reducción de la erección. Cuando apretamos, permitimos que escape una pequeña cantidad de sangre, reduciendo así la erección. Aunque es cierto que el cambio es mínimo, puede ser en detrimento de aquellos hombres con una disfunción sexual o con problemas para mantener una erección. 

Asimismo, el método de compresión es más apropiado para practicar en situaciones de masturbación o la práctica de sexo oral y no tanto en situaciones de práctica coital. 

  • Cremas/Espráis y Preservativos entumecedores

El pene es muy sensible, por lo que una solución simple para controlar tu propio orgasmo es reducir la sensibilidad. Con un tratamiento tópico para adormecer o entumecer las sensaciones, puedes mantener la atención y retrasar tu propio orgasmo. Puedes encontrarlos en la forma de cremas, lubricantes o espráis que son aplicados directamente sobre tu pene antes de usarlos con preservativo.

Puedes encontrar, también, condones diseñados con un grosor mayor, para así reducir la sensibilidad. Algunos cuentan ya con un agente entumecedor para adormecer levemente el pene durante la práctica sexual. 

Esta puede parecer una solución simple pero no es una solución perfecta. Una de sus desventajas es la reducción de tu propio disfrute sexual. Recuerda que, al reducir la sensibilidad de tus órganos sexuales, no podrás sentir tanto placer como sentías antes durante la práctica sexual. Asimismo, con una reducción del placer sexual, puede causar una bajada en la calidad de la erección.

Además los agentes entumecedores pueden afectar las zonas heterogéneas de tu pareja, ya sea la cabeza del pene, clítoris o vulva. Esto causa que sea más difícil llegar al clímax para ambos. 

Finalmente, esta solución no es una solución permanente para el control de la eyaculación. Si se deja de usar, la efectividad se disipa al momento. Al acostumbrarte a una sensación menor, tu control sobre tu propia eyaculación empeora cuando vuelves a recuperar la sensibilidad por completo. 

  • Probando Posiciones Diferentes

Otra manera simple y divertida de practicar el control del orgasmo es alterar las posiciones sexuales. Algunas posiciones como la cucharita o uno al lado del otro, pueden ayudar al hombre a durar más tiempo. 

La parte negativa de esta práctica es la falta total de un mecanismo que ayude a controlar el orgasmo. Esta práctica permite al hombre relajarse, pero no le ayuda a mejorar su control. Asimismo, el cambio continuo de posiciones sexuales puede estropear la naturalidad de la práctica y experiencia general del sexo. 

Conclusión: Tú Decides Cuándo Llegar al Clímax

El control eyaculatorio es posible,  beneficioso y al alcance de todos. ¡Y así es cómo debe de ser! Geles, condones o píldoras, pueden ser un remedio para retrasar el orgasmo pero siempre de forma temporal, además de traer consigo efectos secundarios. Hoy día hay soluciones como las de MYHIXEL que te permiten disfrutar, explorar y mantener el control completo de manera natural mientras disfrutas del sexo.

Haz Clic AQUÍ para descargarte GRATIS nuestra GUÍA sobre el Control del Clímax en PDF

Comparte este artículo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Súmate a la revolución sexual masculina y alcanza el control del clímax.

Deja un comentario

Artículos detacados:

Súmate a la revolución sexual masculina y alcanza el control del clímax.