Conciencia corporal: qué es y cómo conseguirla | MYHIXEL MAG
Conciencia Corporal

Conciencia corporal: qué es y cómo conseguirla

Cuando alguien dice “siéntate bien” automáticamente ponemos conciencia en nuestra postura y nos esforzamos por corregirla. Bien, pues de eso se trata la conciencia corporal. El cuerpo y la mente están conectados y es importante saber aprovecharlo.

Escuchar al cuerpo es beneficioso para la salud, las emociones y los sentimientos pueden verse reflejados en el cuerpo; se acelera la respiración, se tensan los músculos, hasta puede cambiar nuestro ritmo cardiaco por factores como los nervios o la alegría. Por eso es tan importante tener conciencia corporal, para poder controlar nuestro cuerpo en cada momento y saber escucharlo para conocernos a nosotros mismos, así como para guiarlo hacia nuestros objetivos.

Conseguirlo es cuestión de práctica. Nacemos con la habilidad de la conciencia corporal, pero a medida que pasa el tiempo, unos la desarrollan más que otros, ya que nos centramos en conocer el movimiento del cuerpo pero no en pararnos a pensar en cómo lo hacemos, en cómo lo sentimos. Conseguirlo es positivo para todos los aspectos y ámbitos de la salud, incluida la salud sexual. 

Uno de los factores que más influyen en la excitación sexual es el contacto, sentir como nos tocan y cómo tocamos, notar cómo reacciona todo nuestro sistema nervioso y nuestros músculos, saber qué parte de nosotros está actuando mientras dirigimos nuestra mente hacia esa parte.

Hay ejercicios que ayudan a potenciar esa conciencia corporal, como es el pilates, pero también hay otras maneras de conseguirlo.

Cómo tener conciencia corporal

Para empezar, retoma la conciencia de tu cuerpo, párate unos minutos y analiza cada una de tus extremidades, siéntelas una a una, ¿tienes las piernas cruzadas o no? ¿notas como se tocan tus piernas entre ellas? ¿estás apretando alguna parte de tu cuerpo? Quizás estés apretando los dientes, o contrayendo los glúteos… párate a pensarlo, y hazlo a menudo, aprende a conectar tu mente y tu cuerpo. ¿cómo?

  1. Toma aire y concéntrate en cómo viaja el aire por dentro.
  2. Empieza a recorrer tu cuerpo de abajo a arriba parando en cada centímetro, desde las plantas de los pies hasta las caderas.
  3. Párate en la zona perineal o suelo pélvico, (en el caso de los hombres, es lo que se encuentra entre los testículos y el ano) contrae y relaja los músculos, párate a diferenciar todo el movimiento que se concentra en esa zona. Identifica si hay algún punto de rigidez, tanto en los glúteos como en la zona anal. La zona perineal o suelo pélvico, se suele contraer en algunas situaciones, como por ejemplo, en las relaciones sexuales.
  4. Sigue subiendo con tu mente hacia la parte superior de tu cuerpo, siente los brazos, muévelos y mueve también los dedos uno a uno mientras los imaginas.
  5. Sube hacia la parte de la cabeza por el cuello, barbilla, orejas, nuca, cabeza…

Y vuelve a empezar. No es difícil, es algo que está innato en nosotros, solo hay que practicarlo para lograr hacerlo de forma inconsciente. 

 

Comparte este artículo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Súmate a la revolución sexual masculina y alcanza el control del clímax.

Deja un comentario

Artículos recientes:

Súmate a la revolución sexual masculina y alcanza el control del clímax.

¡Suscríbete a nuestro blog y no te pierdas nada!