cuidar fertilidad masculina

Cómo cuidar la fertilidad Masculina


El descuido de la población masculina a la hora de preservar su fertilidad es un hecho bien conocido por los especialistas de las clínicas de fertilización.

Y se trata de un hecho que es disculpable, ya que, al contrario que sucede con las mujeres, lo normal es que un hombre no sea consciente de que puede tener problemas de fertilidad hasta el mismo momento en que se decide a tener descendencia.

Antes de ver algunos consejos para cuidar la calidad del esperma, conozcamos algunos de sus conceptos básicos.

¿Qué es un esperma de calidad?

Para que se produzca el embarazo, es preciso que un espermatozoide masculino se introduzca dentro de un óvulo femenino.

Por tanto, cuanto mayor sea el número de espermatozoides que contiene el esperma, mayores probabilidades de lograr un embarazo.

Se consideran normales unos valores de entre 40 y 300 millones de espermatozoides por mililitro de semen. Y para que el recuento de espermatozoides se considere problemático este ha de ser inferior a los 20 millones por mililitro.

Sin embargo, un ratio de entre 15 y 20 millones de espermatozoides por mililitro puede ser perfectamente suficiente para lograr un embarazo, siempre que los espermatozoides sean funcionales y tengan una alta movilidad.

Otro factor que también contribuye al éxito de la fecundación es el volumen de esperma. Si nuestra concentración de espermatozoides es elevada y además el volumen de semen eyaculado es alto, por pura lógica habrá más probabilidades de conseguir el objetivo.

No obstante, los factores de más peso son la concentración de espermatozoides por mililitro y la capacidad funcional de los mismos.

¿Cómo cuidar la fertilidad si eres hombre? 6 Consejos importantes

Partiendo de la base de que no exista ningún trastorno genético de infertilidad ni otras enfermedades que pudieran provocarla, nuestros hábitos de vida pueden influir, y mucho, en la calidad de nuestro esperma.

Y no se trata de simples conjeturas, sino de hechos ciertos refrendados por las estadísticas médicas. Analicemos cómo, sin grandes sacrificios, podemos contribuir a que la calidad de nuestro semen sea la óptima:

1. Evitar el sobrepeso

La reducción del peso corporal influye directamente en el recuento observado de espermatozoides. No solo eso, sino que también influye en la movilidad de los mismos y en el volumen de las eyaculaciones. Triple efecto:

  • Influye en el nº de espermatozoides
  • En la movilidad de los mismos
  • Y en el volumen de las eyaculaciones

Es más, cuanto más sobrepeso se tiene, más notable es este triple efecto: en varones muy obesos una reducción moderada de peso resulta ser una medida muy efectiva para mejorar los índices de calidad del semen.

2. Hacer ejercicio o practicar algún deporte con moderación

Un estilo de vida activo y saludable ayuda a aumentar la calidad del esperma. Así que, aunque no tengamos kilos de más, es muy recomendable practicar alguna actividad física de forma cotidiana.

Cualquier deporte ha de practicarse con moderación: un estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Córdoba pone de manifiesto que la calidad del semen disminuye palpablemente con los entrenamientos intensivos o de alta exigencia.

El mismo estudio indica que los ciclistas que recorren más de 300 kilómetros semanales son mucho más propensos a presentar anomalías en el esperma.

En el caso de ser deportistas profesionales, que nos gusten los deportes extremos o pasemos muchas horas sobre una bici, es recomendable reducir o cancelar este tipo de prácticas mientras intentamos tener descendencia.

3. Controlar los factores ambientales perjudiciales

Los espermatozoides son especialmente sensibles a las sustancias químicas y tóxicas, así como a aquellas que provocan alteraciones hormonales o endocrinas. Por ejemplo:

  • Metales, especialmente los pesados
  • Carburantes
  • Disolventes
  • Pesticidas
  • Pinturas acrílicas y sintéticas
  • Emisiones de los escapes de automoción
  • Disruptoreshormonales o endocrinos, como puedan ser algunas sustancias utilizadas en el desarrollo muscular

Si por razones laborales o en nuestros ratos de ocio estamos sometidos a la acción continuada de estas sustancias, tendremos que evitar la exposición a las mismas.

Cuando se trata de trabajo, el único camino es adoptar las medidas de autoprotección oportunas.
Y cuando hablamos de algún hobby o afición, lo más sensato es suspender las prácticas durante los períodos en que intentamos realizar la concepción.

4. Utilizar una vestimenta adecuada

Este es uno de los factores que más influyen a la hora de mejorar o empeorar la calidad seminal. El escroto no está fuera del cuerpo por casualidad: se trata de una disposición orgánica cuyo fin es que los testículos se encuentren siempre a una temperatura inferior a la corporal.

Cuando la temperatura testicular aumenta, la calidad de los espermatozoides se reduce muy notablemente.

Las modas son las causantes de que nos pongamos ropa interior y pantalones excesivamente ajustados. El efecto perjudicial es doble: a la presión ejercida sobre la zona testicular se añade un aumento excesivo de la temperatura. Cuanto más tiempo al día utilicemos un pantalón corto liviano o un bañador, mejor que mejor.

Es necesario huir de la ropa ajustada, utilizando prendas que permitan una ventilación y transpiración adecuadas y que estén elaboradas con fibras naturales. El algodón es la mejor elección.

5. No abusar o abstenerse de consumir sustancias que influyen en la calidad del esperma

Los recuentos bajos de espermatozoides y los problemas de movilidad en los mismos son mucho más habituales en personas que refieren:

  • Ingesta excesiva de bebidas alcohólicas
  • Tabaquismo
  • Consumo de drogas ilegales
  • Uso de suplementos anabolizantes

Si te excedes con alguna de estas sustancias y tienes problemas para dejarlo, busca ayuda cualificada para abandonar la adicción o el consumo.

6. Asegurarse una correcta aportación vitamínica

Algunos tipos de vitaminas, como la C, la D, la E o la coenzima Q10D, influyen directamente en la salud y calidad espermática. Por ejemplo, el suministro de 1.000 miligramos diarios de vitamina C mejora la movilidad de los espermatozoides.

Igualmente, las tasas de embarazo son inferiores en las parejas en las que el hombre tiene un bajo nivel de vitamina D, sin que se conozcan los mecanismos de relación.

Pero NO tomes vitaminas por tu cuenta: el análisis de sangre es la herramienta que revelará si sufres alguna avitaminosis relacionada con la calidad de tu esperma.

En resumen, de todos estos consejos, hay tres que pueden provocar un aumento, no inmediato pero sí muy rápido, de la calidad de nuestro esperma:

  • La utilización de vestimenta que evite la compresión y el calor en la zona del escroto
  • Evitar el consumo de tabaco, alcohol y drogas
  • Suspender temporalmente la práctica deportiva intensiva, especialmente si se trata de ciclismo.

Así que, si tienes algún problema de fertilidad debido a la calidad de tu semen, antes de someterte a ningún tratamiento terapéutico, deberías de probar estas alternativas efectivas y gratuitas.

Comparte este artículo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Súmate a la revolución sexual masculina y alcanza el control del clímax.

Deja un comentario

Artículos detacados:

Súmate a la revolución sexual masculina y alcanza el control del clímax.